• Antonio Fernández

Jabón artesano/ Jabón industrial. 1ª parte

Actualizado: hace 5 horas



Se cree que las cenizas de quemar a los cristianos corrían río abajo y producían espuma.

Desde hace algunos años la pastilla de jabón ha adquirido notoriedad entre los consumidores y es uno de los productos cosméticos más demandados . El mercado ofrece una amplísima gama atendiendo a criterios de calidad y precio, entre esa algarabía se encuentra también la línea cosmética del Abuelo Antonio.

Por otro lado, creo que existe desinformación y confusión entre los consumidores: unos buscan tan solo un producto con capacidad lavante y compran lo que se les pone por delante; otros, sin embargo, esperan de él no solo poder lavante, si no también que sea un medio de protección y cuidado de su piel.

Si es usted del primer grupo, no pierda el tiempo leyéndome, no le voy a aportar nada. Si es usted del segundo, la lectura de este texto puede ayudarle.

Pretendo ayudarle a que tenga usted criterios para escoger el jabón que más conviene a su piel y a su bolsillo. Tenga usted en cuenta que la calidad de un jabón viene determinada por:

Su proceso de realización, que se conoce como saponificación y por la calidad de sus ingredientes.


Hoy vamos a tratar el primero de ellos: proceso de fabricación.


Para hacer jabón es necesario mezclar una grasa (vegetal o animal) con un álcali (hidróxido de sodio o potásico), mediante la cual se produce una reacción química llamada saponificación que da como resultado un nuevo producto, o mejor dicho, dos: jabón y glicerina.

ÁCIDOS GRASOS + SOLUCIÓN ALCALINA = JABÓN + GLICERINA

¿Hasta aquí, más o menos claro? Pero quédese con esto último: jabón y glicerina.

Esta saponificación se puede realizar en frío (propia de la mayoría de artesanos) o en caliente (propia de la mayoría de procesos industriales), la diferenciación es fundamental y en parte determina la calidad del jabón.

Vamos a ver esas diferencias.



De estas cuatro variables que usted observa en este cuadro, para mí hay dos que son determinantes: la temperatura y el tiempo de secado.

Si trabajamos en frío, los aceites no pierden propiedades, sin embargo las altas temperaturas eliminan las vitaminas y otros componentes no grasos que le confieren propiedades amigables para la piel.

El periodo de saponificación en el proceso en frío es muy lento y nunca inferior a 21 días, durante el cual el jabón se va madurando, las partículas que pudiesen quedar de sosa acaban reaccionando con los ácidos grasos, el jabón se va endureciendo y su color cambiando, al igual que su olor y algo muy importante: su PH se ajusta aproximadamente entre 8,5 y 9.

A nivel industrial este periodo se acelera, reduciéndolo a 3/4 días.


Con el fin de clarificar esta información, he escogido dos jabones que ejemplifican estas dos tendencias de saponificación:


Una imagen de un buen jabón, certificado ecológico por Cosmos, es sin duda una garantía de pureza.


Su INCI:

Extracto de manzanilla, Estearato sódico, Sodium Olivate (jabón de aceite vegetal de oliva) , Sodium Cocoate (jabón de aceite vegetal de coco) , Sodium Palmate (Jabón de aceite vegetal de palma), Extracto de raíz de iris, Extracto de pensamiento silvestre, Extracto de flores de caléndula, Citronelol, Aceites esenciales naturales, Agua, Glicerina, extracto de malta, Extracto de arroz, Extracto de flor de caléndula, Linalool, Limoneno, Cloruro Sódico, Alcohol.


Ahora, preste atención a esto y piense: Vimos al principio que como resultado de la saponificación se producían JABÓN Y GLICERINA.

Y entonces, me pregunto: ¿qué necesidad tienen de utilizar la glicerina como ingrediente? La glicerina es un componente inherente al jabón.

Ahora observe las grasas empleadas: están marcadas en rojo.

¿Sodium olivate es aceite de oliva? NO. Es jabón de oliva.

¿Sodium Cocoate es aceite de coco? NO. Es jabón de coco.

¿Sodium Palmate es aceite de palma? NO. Es jabón de palma.

La pregunta cae por su propio peso: ¿cómo un jabón con certificados tan prestigiosos y costosos utiliza como ingredientes recortes de otros jabones en lugar de grasas vegetales vírgenes?

Contesto a eso: no utilizan aceites vegetales, los sustituyen por virutas de distintos jabones saponificados en hidróxido sódico en caliente, a los que durante el proceso se les ha extraído la glicerina que posteriormente se vende por separado. Esas grasas han sido dos veces sometidas a altísimas temperaturas.

Conclusión:

Es un jabón refinado igual que un aceite cualquiera, esa deficiencia en principios activos la tienen que compensar con gran cantidad de ingredientes. No hablo de su buena o mala calidad, pero es evidente que una parte importante de sus ingredientes están desnaturalizados.

A nivel empresarial es muy rentable, producen gran cantidad en poco tiempo, y a bajo coste. Pero su bolsillo no sale beneficiado.

Jabón saponificado en frío

Como muestra de otra tendencia más natural y respetuosa con el medio ambiente, he traído uno de nuestros jabones, pero como éste existen infinidad. Su Inci:

Olea Europaea Fruit oil (oliva virgen extra) , Cocos Nucifera Oil( aceite de coco), Theobroma Cacao Seed Butter(Manteca de Cacao), Butyrospermum Parkii Butter (Manteca de Karité), Mel (Miel), Propolis extract(extracto de propóleo), Melaleuca Alternifolia Leaf Oil (aceite esencial de Árbol de Té.

Sus grasas son aceites y mantecas vegetales y sus propiedades no se han modificado.

Es laborioso y muy costoso, y mucho menos rentable.

Los artesanos mantenemos viva la tradición, viven y dan vida a su entorno más cercano.Merecen que se apueste y confíe en ellos.


11 vistas

© Since 2018 by Margarita. Apicultura Natural. margaritacosmeticabio.com

información legal - uso web
  • Youtube Icono
  • Facebook Icono
  • Instagram Icono