• Margarita

RADICALES LIBRES Y ENVEJECIMIENTO

El oxígeno nos da la vida pero a cambio debemos pagar un "justo" precio: el envejecimiento, la enfermedad y la muerte.

Conforme pasa el tiempo y avanzas en estas líneas, estás oxidándote (envejeciendo). Aunque, para no comenzar de forma tan pesimista, vamos a considerarlo desde otra perspectiva: el proceso de OXIDACIÓN también indica que estás vivo. Por tanto, es un mecanismo natural e incluso necesario para mantenernos saludables.


El metabolismo celular normal (energía para respirar, comer, andar...VIVIR) y ciertos factores medioambientales generan unas moléculas denominadas ESPECIES REACTIVAS DE OXÍGENO (ROS). ¿Os resulta familiar el término “RADICAL LIBRE” (RL)? Pues los radicales libres se incluyen dentro de este gran grupo de las especies reactivas de oxígeno.


Pero, ¿cómo funcionan las ROS y los RL?¿Cómo nos afectan?¿Cómo podemos luchar contra ellas?

Bien, voy a hacer un breve y genérica explicación para ponernos en situación.


Las ROS son moléculas altamente inestables que participan en reacciones de oxidación en cascada (actúan como el dominó: amplificando una señal). Las ROS dañan estructuras y membranas celulares atacando a las proteínas, lípidos (especialmente sobre ácidos grasos insaturados) y ácidos nucleicos. Progresivamente, esto conduce a la disfunción celular que acaba con la muerte de dichas células.

Algunas de las ROS que se producen en nuestras células diariamente incluyen el peróxido de hidrógeno (agua oxigenada, H2O2), el ácido hipocloroso (HClO)…, y radicales libes tales como el radical hidroxilo(· OH), radical superóxido (O2·−), radical peroxilo...

Para minimizar el proceso de oxidación celular, nosotros, los organismos aerobios hemos integrado ciertos sistemas antioxidantes que son normalmente bastante efectivos amortiguando los efectos de las ROS.

Por tanto, disponemos de armas para luchar contra las ROS: los ANTIOXIDANTES y podemos adquirirlos de dos formas: endógena (las traemos de fábrica) y exógena (a través de la dieta).




- Algunos antioxidantes endógenos son por ejemplo la catalasa, superoxido dismutasa, glutatión, ubiquinona (aunque quizá nos resulte más familiar la coenzima Q10).

- Respecto a los antioxidantes de la dieta, quizá os suena el resveratrol de la uva, el licopeno del tomate, el betacaroteno de la zanahorias o las isoflavonas de la soja. Se han descrito miles de estos fitoquímicos y se encuentran en los alimentos de origen vegetal. En el reino vegetal distinguimos cuatro grandes grupos de bioactivos: sustancias fenólicas (polifenoles), sustancias terpénicas, sustancias azufradas y sustancias nitrogenadas (alcaloides). Me encantaría continuar hablando sobre este tema pero no quiero desviarme asique lo dejaré para otro post.


Por cierto, debo hacer una pequeña acotación: aunque parezcan nuestro enemigo más temido, las ROS son también fundamentales para muchos mecanismos vitales. En Biología no hay extremos absolutos; por esto mismo, es necesario que exista un equilibrio entre la tasa de oxidantes y antioxidantes.

Un equilibrio que nos permita mantenernos saludables.



Sin embargo, en determinadas condiciones, nuestros mecanismos antioxidantes pueden verse saturados y su "sistema de frenado" se ve comprometido. ¿Cuál es la consecuencia? LA ENFERMEDAD. Por tanto, cuando el equilibrio oxidantes/antioxidantes se rompe y se desplaza hacia un incremento de los oxidantes (aumento de las ROS ), se produce el ESTRÉS OXIDATIVO y se desencadenan patologías. Pueden ser desde patologías degenerativas (neurodegenerativas, aterosclerosis enfermedad obstructiva crónica…) hasta el cáncer.


Consecuentemente, puesto que estamos vivos, el envejecimiento es un proceso natural e inevitable. Si no quieres sufrirlo, puedes dejar de respirar (quizá el envejecimiento no era tan malo). Pero existen formas de aminorar su velocidad de avance y de retrasar la aparición de las señales de la edad. ¿Cómo? Simplemente, cuidándote por dentro y por fuera. El ejercicio, el descanso y la nutrición son los mejores aliados.

En este blog no vamos a revelar la fórmula de la eterna juventud, pero sí podemos ayudar a conocer y explicar el porqué de ciertas cuestiones. Cuestiones que todos hemos oído alguna vez, pero en las que no todos hemos llegado a profundizar.

Igualmente, si te interesa el tema de antioxidantes en la nutrición, te animo a que eches un ojo a nuestro siguiente post ANTIOXIDANTES DE LA DIETA Y ENFERMEDAD. Quizá aprender un poco más sobre los antioxidantes, te muestre su verdadera importancia y con ello logres la motivación extra para cuidarte.

© Since 2018 by Margarita. Apicultura Natural. margaritacosmeticabio.com

información legal - uso web
  • Youtube Icono
  • Facebook Icono
  • Instagram Icono