Una nutrición correcta no convierte a un deportista en campeón pero, entre individuos con entrenamiento y capacidades físicas similares, el hecho de mantener una dieta correcta puede ser el factor que marque la diferencia de resultados en el momento de la competición.

El principio fundamental para mantener una salud correcta y unos niveles energéticos adecuados es mantener una dieta completa, variada y equilibrada. Por ello, hemos creado Bee iron; un producto específico para deportistas pues contiene todos los macro y micronutrientes necesariospara fortalecer, revitalizar, evitar el desgaste y recuperar tras la práctica deportiva.

Bee iron se compone de miel, polen, jalea real, eleuterococo y cúrcuma. La fusión y sinergia entre estos ingredientes crea un producto en el que el total es más que la suma de sus partes. Es decir, con bee iron 2+2=6. Por ello mismo resulta tan difícil analizar las características de este superalimento y asignarlas a cada componente de forma individual.

BEE IRON Y CARBOHIDRATOS

En primer lugar, el nutriente fundamental para el deportista es el hidrato de carbono. El polen, la jalea y especialmente la miel contienen glúcidos de rápida absorción: glucosa, fructosa, sacarosa y oligosacáridos. Como bien sabemos, estos azúcares deben ser consumidos durante la realización de ejercicios intensos o prolongados y tras la realización de la practica deportiva.

Los hidratos se consumen durante el ejercicio principalmente por dos motivos: evitar la aparición de la famosa pájara (ausencia de glucosa en el cerebro) y retrasar la fatiga hasta 15-30 minutos.

Igualmente, tras el esfuerzo, los hidratos de alto índice glucémico son fundamentales pues permiten la rápida recuperación del glucógeno muscular.

BEE IRON Y PROTEÍNAS

En deportistas, la necesidad de proteínas se duplica respecto a las recomendaciones para la persona sedentaria. De modo que pueda llegar a necesitar entre 1,5-2g de proteína diaria por kilo de peso. Aunque la jalea real presenta una fracción proteica elevada, nosotros vamos a centrarnos en la composición del polen pues es el alimento vegetal más rico cualitativamente en aminoácidos.

El polen presenta hasta el 30% de proteínas. La mayoría de la fracción nitrogenada se encuentra en forma de aminoácidos lo cual es ideal para favorecer su biodisponibilidad y utilización a la hora de construir nuestras proteínas. El 10,6% del contenido proteico corresponde a los 8 aminoácidos esenciales. Entre ellos, se encuentran los BCAA’s (leucina, isoleucina y valina) fundamentales en deportes de resistencia donde son oxidados en el tejido muscular para generar energía posterior.

Por supuesto, la ingesta de aminoácidos es crucial en deportes de fuerza (crossfit, halterofilia…) no sólo por lo comentado anteriormente sino para la construcción de proteínas que conducen al aumento y desarrollo del tejido muscular.

BEE IRON Y LÍPIDOS

Como ya sabemos, entre las miles de larvas que nacen solamente una es alimentada con jalea real: la abeja reina. Para que seamos conscientes del efecto de la nutrición en los seres vivos, la jalea permite que la abeja reina sea la más longeva en relación a sus congéneres alcanzando hasta 6 años de vida (a diferencia de las abejas obreras y zánganos, que apenas viven 30 días). Además la jalea real confiere a la abeja reina un tamaño mayor que a las demás y unos órganos sexuales desarrollados que garantizan que sea la única fértil en la colmena.

Tanto el polen como la jalea real contienen una fracción lipídica pero, en esta ocasión vamos a hablar de la jalea real. Las grasas suponen un 5-6% del contenido total de nutrientes.

Los lipidos presentan multitud de funciones bien diferenciadas. En ejercicios prolongados de resistencia, las grasas presentan un importante rol energético. La utilización de la grasa como fuente de energía durante ejercicios de resistencia permitirá al atleta reducir el empleo de hidratos de carbono. Esto, a su vez, ahorrará parte del glucógeno para el momento en que se lleve a cabo el esfuerzo suplementario a la llegada.

La jalea real contiene ácidos grasos poliinsaturados: el acido graso omega 3 (n-3). Se sabe que los ácidos grasos poliinsaturados son importantes en la estructura de la membrana celular, especialmente en el caso de los glóbulos rojos. Concretamente, los ácidos grasos n-3 están relacionados con la síntesis de eicosanoides como las prostaglandinas, disminuyen la adhesión plaquetaria, reducen los niveles plasmáticos de colesterol y triglicéridos y mejoran la fluidez de las membranas. Debido a dichos efectos se ha postulado que durante el ejercicio su consumo mejora la captación muscular de oxígeno y nutrientes en el músculo esquelético y otros tejidos, reduciendo la inflamación causada por la fatiga muscular y, finalmente, estimulando el metabolismo aeróbico por aumento del VO2 máx.

Además, la jalea real también posee lípidos neutros y esteroles fundamentales para la síntesis de hormonas sexuales (testosterona, estrógenos, progesterona) y suprarrenales (cortisol, aldosterona…)

 

 

BEe IRON

9,00 € Precio
7,20 €Precio de oferta

    © Since 2018 by Margarita. Apicultura Natural. margaritacosmeticabio.com